David Pérez, juez central del fútbol español, se encuentra en el ojo del huracán tras su peculiar contradicción en la decisiva acción.

La segunda jornada futbolera en días laborales de enero ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido actividad. Dicho de otra manera, representada por los hechos que han derivado de la acción en competiciones locales como la Copa del Rey de España y la Copa de la Liga de Francia, por mencionar algunas.

Uno de los sucesos que se presentó durante las últimas horas y que ha dado mucho de qué hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por David Pérez Pallas durante el polémico empate a dos del Rayo Vallecano de Madrid (2-2) ante el Real Oviedo, en partido valido por la jornada 22 de la Liga 123 de España. El árbitro central sacó de quicio a los jugadores visitantes tras pitar penalti por una mano y, al mismo tiempo, llamar a los médicos por un pelotazo en la cara.

El árbitro gallego señaló la pena máxima a favor del Rayo, que jugaba con uno menos por la roja directa a Emiliano Velázquez, por una supuesta mano de Christian Fernández en el disparo de falta de Adrián Embarba. El jugador del Oviedo debió ser atendido aquejado de un pelotazo en la cara. Oscar Trejo transformó el penalti en el 2-2 definitivo después de que el Oviedo diera la vuelta al partido con dos goles en jugadas a balón parado. La actuación del árbitro está siendo evaluada por el comité disciplinario.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!