La mejor jugada de la semana se vio este lunes en Rusia. Norik Avdalyan, jugador del GOAT, se inventó la manera más acrobática y arriesgada de lanzar un penalti. El futbolista armenio disparó mientras daba una voltereta, pero dando al balón la suficiente fuerza para vencer al portero.




El mismo jugador ya había ejecutado antes penaltis como este, pero nunca una acción tan plástica como esta se hizo tan viral. Cuando jugaba con el Ural le marcó al Rubin Kazan un penalti nunca antes visto. Norik Avdalyan sorprendió a propios y extraños cuando realizó una especie de salto mortal hacia atrás, antes de impactar la pelota y enviarla al fondo de la red.