Luis Enrique no es un entrenador común y corriente. Es más, desde su etapa como jugador se veía que vivía el fútbol de una manera distinta a los demás. Y ahora como Seleccionador de España sigue sorprendiendo con su estilo. Esta semana ha implementado un nuevo método para dar instrucciones a sus jugadores.




El estratega ibérico probó en la última práctica un walkie-talkie desde su ya mítico andamio. Los futbolistas escucharon las órdenes de Luis Enrique a través de unos pequeños altavoces puestos en la parte trasera y cercana al cuello de su peto técnico de entrenamiento. El dispositivo amplifica las órdenes del entrenador desde la distancia haciendo que pueda estar encima, literalmente, de los futbolistas en trabajos tácticos.