Thierry Henry ha vuelto a ser noticia en el fútbol mundial. Tras varios meses en el anonimato, concedió una entrevista al diario L’Equipe de Francia, en la que habló de la salud mental. Estas fueron las palabras de Henry:

PROBLEMAS DE NEYMAR

«Neymar ha hablado muchas veces en sus últimas entrevistas sobre su bienestar, sobre la presión… Así que mi primer pensamiento fue: ‘¿Está bien?’ Habla, pero ¿podemos oírlo? Pide ‘ayuda’, hay cosas en su cabeza, como cualquier ser humano».

EMOCIONES DE MESSI

«Tendrías que preguntarle a él, no puedo hablar por él. Pero cuando hablamos de Messi o Neymar, jugadores excepcionales, nos olvidamos demasiado de esta dimensión. Cuando Lionel lloró saliendo de Barcelona, no estaba programado. Cuando piensas que nunca te vas a ir de algún lado y de repente sucede, crea un shock emocional.

La gente dice: ‘Sí, pero está bien, tiene todo lo que necesitas en París’. Pero no es tan obvio. Cuando dejé el Arsenal por el Barcelona tardé un año en estar bien… llegué lesionado, pasaba por un divorcio, tenía que aprender un nuevo sistema».

JUGAR EL MUNDIAL

«Mentalmente quema un Mundial, lo ganes o no. Se necesita tiempo emocional para seguir adelante. Me pasó a mí. A partir del post-1998… 1996 hice la Euro sub-18, 1997 el Mundial sub-20 y 1998 el Mundial. Resultado, una hernia de disco.

Siempre lo recordaré, me habían enviado de vuelta a la sub 21 porque, supuestamente, ya no estaba haciendo el esfuerzo. Llorar era imposible. No podías mostrar tus debilidades».

LESIÓN DE HENRY

«Estoy hablando con Raymond Domenech en Clairefontaine, me doy la vuelta y de repente no puedo moverme. Las reacciones en ese momento fueron: ‘¡Ya no quiere jugar más!’ No, tenía una hernia. ¿Quieres que enumere el número de partidos sin descanso durante tres años? Después de un tiempo, tienes que parar.

¿Recordamos en este momento que Sergio Ramos, lleva diecisiete años jugando todos los partidos? Es normal que en algún momento su cuerpo mande un aviso».

SALUD DE FUTBOLISTAS

«No sé cómo reaccionaría la gente si un futbolista hablara así al final de un partido, explicando que no estaba mentalmente bien. En mi época, era mucho más difícil, totalmente tabú. Incluso en el grupo. Llegabas al vestuario: ‘¿Estás bien?’ – Sí’, aunque las cosas no iban bien. ‘¿Dormiste bien? – Sí’ aunque no fuera el caso. ‘¿Tienes dolor? – No’, aunque tuvieras dolor.

Hoy, un jugador puede abrirse más. Pero si dices: ‘Mentalmente, no estaba bien’. El partido siguiente te puede quitar mucho. ¿Qué van a cantar los hinchas contrarios? ‘¡Ah, se asustó la semana pasada!’. No es fácil abrir todas las puertas y que todos sepan cómo eres».