Lo que comienza bien no siempre termina bien. El París Saint-Germain inició la temporada con el fichaje de varias estrellas, pero terminó el año con un agónico empate (1-1) ante el Lorient. Como si fuera poco, acabó con 10 hombres por la expulsión de Sergio Ramos.




El ex-capitán del Real Madrid, que inició como suplente e ingresó al minuto 45, vio la roja por doble amarilla. La primera, en el minuto 81, por una plancha a un contrario en el área rival. Y la segunda, a los 85 minutos, por cortar un ataque siendo último hombre. Así terminó el 2021 para un PSG que deja más dudas que certezas.