Polémica en el fútbol aficionado de Honduras. Durante un partido regional, un árbitro sacó una pistola y disparó en pleno campo de juego. ¿El motivo? Evitar que los jugadores y los espectadores lo lincharan al final del compromiso. Un suceso injustificable.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!