La historia de Luis Fernando Muriel es la de un verdadero campeón: pasó de vender lotería a ser comparado con Ronaldo Nazário.

El nacido en Santo Tomás, Atlántico, es uno de los máximos goleadores de la Serie A de Italia. A sus 29 años encontró en el Atalanta su lugar en el mundo. Sin embargo, no ha sido fácil llegar hasta donde está. Él mismo ha contado en distintas entrevistas su ejemplar historia.

VENDEDOR DE LOTERÍA

«Mi padre era taxista, no ganaba mucho, con poco presupuesto mis padres no llegaban a fin de mes, así que yo colaboraba vendiendo lotería y unos collares que hacía mi abuela. Con el dinero que ganaba podía pagar el bus para ir a entrenar con la escuela Santo Tomás».

LESIÓN EN EL JUNIOR

«En el último año que estuve con el Junior (2005) tuve una lesión de tendinitis en el glúteo, así que ese año estuve parado y bajé mucho mi nivel.

Fue una etapa muy delicada. No me recuperaba y mi entrenador me dijo que no contaba más conmigo. En ese momento, decidí no volver a jugar más al fútbol. Recuerdo la cara que puso mi padre cuando se lo dije. Yo quería estudiar y no quería jugar más al fútbol.

Historia de Luis Fernando Muriel

Un par de meses después, me visitó un entrenador que había tenido en las inferiores de Junior. Ahora trabajaba para la escuela barranquillera. Me buscó en la casa, pero le dije que no iba a jugar más. Además, tenía que pagarme los desplazamientos a la capital y no teníamos dinero para tanto viaje».

PRIMER TRASPASO DE LUIS FERNANDO MURIEL

Después de mi salida de Junior los de la Escuela Barranquillera pidieron una cotización por mis derechos deportivos, y lo que les cobró el Junior fue un CD original de Iván Villazón.

Tras haber competido en el torneo Acefal, fue ahí en donde el profe Jorge Cruz me observó y porque estuvo compitiendo en ese torneo el Deportivo Cali y ahí es donde me hacen el seguimiento».

GOLES ESPECIALES DE LUIS FERNANDO MURIEL

«Bueno, hay muchos, pero el primero que marqué con Colombia en el Mundial Sub-20 es uno que recuerdo mucho. Mi primer gol con el Sevilla también lo recuerdo con mucho cariño, como el primero que hice con cada club en el que jugué en Italia (Udinese, Lecce, Sampdoria y Atalanta).

Mire, hay un gol que recuerdo mucho y es uno que hice con el Lecce a la Roma. Ganamos cuatro a dos en casa y lo recuerdo porque se lo marqué a la Roma y fue una jugada muy linda. Es de los goles que siempre llevo presentes».

PARECIDO CON RONALDO NAZÁRIO

«Para mí es un placer que me comparen con Ronaldo, es un jugador único y parecerme con él es complicado, trato de hacer lo mío y dar lo mejor en mi carrera. Es motivo de orgullo ser comparado en algunos movimientos con él, pero para mí seguirá siendo el ídolo y ese jugador único».

SUS MEJORES AMIGOS

«Pues sí. Tengo uno con el que comparto muchas cosas. Es Cuadrado. Tuve la oportunidad de jugar con él un año en el Lecce y ese año vivimos juntos. Su apartamento estaba al lado del mío y las puertas estaban una enfrente de la otra y siempre abiertas. Pasábamos de un apartamento a otro como si fuera el mismo. Era una casa grande para los dos.

Nuestras familias se hicieron íntimas y separarnos fue duro. Él se fue a Florencia y yo a Udinese, pero siempre que podemos hacemos lo posible por vernos. En la selección somos íntimos. Es el jugador en el mundo del fútbol con el que he hecho una linda amistad.

Luego tengo muchos amigos. Por ejemplo Bacca y Giacomazzi. Giacomazzi viene mucho a Sevilla a verme y lo recibo siempre con mucho cariño. Es un trío con el que he empatizado mucho».

RELACIÓN CON PÉKERMAN

«Tomó la selección en un momento complicado. Nos devolvió la confianza. Fue un gran entrenador y un gran estratega. Además, funcionó muy bien como motivador. Supo trabajar en poco tiempo para aprovecharlo al máximo.

Fue fundamental para nosotros y fue una suerte tenerlo. Yo sólo puedo decir cosas buenas de él. A mí me ayudó una barbaridad con sus consejos. He tenido bajones futbolísticos en mis clubes y Pékerman siempre estuvo ayudándome. Me depositó su confianza y parte de mi crecimiento se debe también a él».

SUEÑOS DE MURIEL

«Al margen de estar en el Mundial con Colombia, mi sueño es poder jugar algún día en el Barcelona, el Madrid, el Manchester United o el Bayern. También sueño con comprarle un taxi a mi papá; siempre lo he pensado».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!