El Burnley FC derrotó como visitante (0-1) al Liverpool FC, que no perdía como local desde hace tres años y nueve meses.

El fútbol inglés no se detiene. Los fines de semana se disputa la Premier League y entre semana la FA Cup. Los torneos no paran y las noticias tampoco. Este jueves, por ejemplo, tuvimos una de las más sorpresivas en lo que llevamos del año.

Se trata de la inesperada caída del Liverpool ante el Burnley. Los reds, que llevan cinco jornadas de Liga sin ganar, perdieron por la mínima diferencia con los clarets. Un solitario gol de penalti de Ashley Barnes, al minuto 83, fue suficiente para que se llevaran los tres puntos de Anfield.

Los dirigidos por Jürgen Klopp llevaban 68 partidos sin perder en casa en Premier. Un dato asombroso. Hace tres años y nueve meses (273 días): 23 de abril de 2017 (Crystal Palace). La segunda racha más longeva de los últimos tiempos, tras la de 86 compromisos del Chelsea en 2008.

Además de que lleva cinco partidos consecutivos sin victorias, atraviesa un sequía de goles importante. Apenas ha marcado un gol (Bromwich), con Newcastle, Southampton, United y Burnley como rivales sin perforar: 438 minutos en total. Algo que no le pasaba desde mayo del 2.000.

El equipo de Klopp se quedó, con esta derrota, a seis puntos del líder. Ayer mereció ganar, pero el conjunto de Sean Dyche obró el milagro con una espectacular defensa y portero. El actual campeón de la Premier se quedó sin invicto, por lo que ahora tiene que concentrarse en la FA Cup.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!