Cristiano Ronaldo confesó que no fue fácil abandonar a sus seres queridos para mudarse a Lisboa, siendo apenas un niño.

El astro portugués sigue siendo noticia en el fútbol mundial. Esta vez es por cuenta del nuevo capítulo de ‘Parallel Worlds’, un documental de ‘DAZN’, en el que habló de todo con el boxeador Gennady Golovkin. Estas fueron las palabras de Cristiano:

«Jugar al fútbol es mi pasión, pero luego prefiero ver otros deportes en televisión. Entre un partido de fútbol o ver un combate de boxeo o UFC, elijo el boxeo y la UFC. Cuando estaba en el Manchester United un entrenador boxeaba conmigo. Creo que practicar boxeo sirve para el fútbol porque agudiza los sentidos y aprendes a moverte.

No creo que hubiese podido ser boxeador, es duro. Tienes que nacer para eso, con ese don. Yo creo que nací para ser futbolista profesional, pensé que tenía ese don desde el principio, y me dije: ‘Voy a agarrar esta oportunidad con mis manos’.

El boxeo es un poco más difícil porque estás solo cuando compites. Trabajas en el gimnasio, tienes a tu equipo, pero ellos luego no juegan contigo, sólo entrenan junto a ti. En nuestro caso es distinto, es más divertido porque entrenamos, nos reímos, es un tipo de sacrificio diferente.

Familia de Cristiano Ronaldo

Ambos hemos crecido en ambientes y culturas diferentes. Ha sido duro porque venimos de familias humildes, no éramos ricos, así que tienes que luchar por tu vida. Las circunstancias en las que uno crece curten tu carácter y tu personalidad».

INFANCIA DE CRISTIANO RONALDO

«Nací en la isla de Madeira y a los 11 años el Sporting fue a hablar con mis padres. Les dijeron que estaban interesados en mí, pero que tenía que marcharme a vivir a Lisboa. Dejar a mi familia es lo más difícil que he hecho en mi vida, cuando me tuve que mudar a Lisboa.

Cuando hablé con mis padres, mi madre lloró y me dijo: ‘Hijo, si es lo que quieres, vete’. Me fui y lloraba a diario porque les echaba de menos. Mis momentos más duros han sido cuando me mudé a Lisboa y cuando perdí a mi padre.

Creo que es bueno tener emociones, yo no oculto quién soy. La gente dice que los hombres no lloran pero, ¿Quién dijo que los hombres no lloran? Todos tenemos sentimientos y emociones y hay que expresarlos.






El verano pasado tuve una charla de esto en Dubái con Anthony Joshua. A los 33 años empiezas a pensar que vas cuesta abajo. Yo quiero seguir en el deporte, en el fútbol. La gente me mirará y dirá, ‘Cristiano era un jugador increíble pero ahora es lento’. Yo no quiero eso.

Puedes cuidar mucho de tu cuerpo, pero el problema no es ése. Depende de tu cabeza, de tu motivación y la experiencia, que creo que es lo más complicado. En el deporte puedes ganar madurez. Mira a Federer en el tenis, tiene 37 o 38 años y sigue en la cima, y en el boxeo hay unos cuantos.

Me he sacrificado para ser el mejor del mundo, pero lo más importante para mí es ser buena persona».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!