Simon Cox, delantero del Sydney Wanderers, y Curtis Good, defensa del Melbourne City, protagonizaron el peor fallo y la mejor salvada, respectivamente, en la misma jugada.

Pese a la alerta mundial por la Pandemia del Coronavirus, el fútbol en Australia no se detiene. La Hyundai A-League no ha hecho mucho caso a las recomendaciones de la FIFA y se mantiene en actividad. Este fin de semana se jugó la jornada 21 y con presencia de público.

Además de ser noticia por ser una de las pocas ligas nacionales que ha decidido no parar, el torneo australiano está dando de qué hablar por una jugada en particular. Se trata de una acción en la que presenciamos los que probablemente sean el peor fallo y la mejor salvada de la historia.

Sucedió en los minutos finales del choque entre el Melbourne City y Sydney Wanderers, que terminó empatado a unos (1-1). Simon Cox, delantero del equipo visitante, se confió tras eludir al portero rival y falló una de las ocasiones más claras del año. Y todo por culpa de un robo milagroso de Curtis Good, defensa del conjunto local, en la misma línea de gol.

Simon Cox, delantero del Sydney Wanderers, y Curtis Good, defensa del Melbourne City, protagonizaron el peor fallo y la mejor salvada, respectivamente, en la misma jugada. Pese a la alerta mundial por la Pandemia del Coronavirus, el fútbol en Australia no se detiene. La Hyundai A-League no ha hecho

El atacante inglés quedó completamente solo dentro del área chica y con la portería a su disposición, pero estuvo demasiado lento. Quien si estuvo rápido fue el defensa australiano, que llegó por detrás para quitarle el balón en la línea de gol. Otro compañero se apresuró para despejar el esférico y eliminar todo el peligro, dejando la igualdad a unos en el electrónico.

Doble fallo debajo del arco y sin portero

La ocasión desperdicia por Simon Cox entra en el top de las peores de la historia. Sin embargo, no le alcanza para superar la de Ebrima Njie en Italia. El atacante del Maratea FC no fue capaz de marcarle al Virtus Latronico, ni con el pie ni con la cabeza. Lo más preocupante es que estaba debajo del arco y sin portero. Un doble desperdicio muy difícil de superar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!