El volante colombiano ha tenido 21 lesiones desde la temporada 11-12; y se ha lastimado con Porto, Bayen, Madrid y la Selección.

Para nadie es un secreto que James Rodríguez está teniendo uno de los peores años de su carrera. El Bayern Múnich no lo quiso comprar, el Real Madrid no lo pudo vender y con la Selección Colombia no ha tenido continuidad.

Esta vez, se quedó fuera del combinado nacional por culpa de molestias en la rodilla izquierda. El cucuteño regresó a Madrid para pasar pruebas médicas que confirmaron un «esguince de ligamento lateral interno de la rodilla izquierda»; lesión que le mantendrá de baja entre tres y cuatro semanas.

James se perderá por tanto entre cinco y seis partidos: Real, Alavés, Espanyol y Valencia en Liga; PSG y Brujas en Champions. El objetivo, por tanto, es llegar en perfectas condiciones al Superclásico del Camp Nou del próximo 18 de diciembre. Las lesiones se han vuelto un común denominador en la carrera de Rodríguez, por eso el diario ‘MARCA’ de España elaboró la siguiente placa:

Lesiones James Rodríguez

Las Malditas Lesiones

El gran enemigo de James en el Madrid e incluso también en el Bayern, donde tampoco alcanzó la regularidad deseada, han sido las lesiones. Esta temporada ya es la tercera ya que tuvo una en el sóleo que le hizo perderse un partido de pretemporada. La campaña pasada, justo además hace un año, volvió a lesionarse la rodilla izquierda en Múnich que le mantuvo 40 días de baja y 8 encuentros ausente.

En total son 21 lesiones desde la temporada 2011-2012. En su primera etapa en el Madrid sufrió su lesión más importante en la primera temporada (2014-2015) al romperse el quinto metatarsiano que le hizo perderse 9 partidos además de otros 2 por una lesión muscular.

En su segunda campaña de blanco, se perdió 17 partidos por dos lesiones musculares (la más importante un desgarro en el muslo izquierdo); y en la tercera hasta 10 encuentros también por lesiones musculares, la más importante un desgarro. En sus dos años en el Bayern tuvo 8 lesiones, 4 de ellas musculares. Y ahora, en su segunda etapa vestido de blanco, sigue aumentando su preocupante historia clínica.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!