Con doblete de Luis Suárez, el FC Barcelona goleó (0-3) al Real Madrid, en el partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey.

No hubo goles en una buena primera parte, con tensión, con ritmo, con faltas duras y con varias ocasiones claras, principalmente para el local y para Vinícius, que perdonó al visitante. El Barcelona mucho más estático, sin capacidad de sorpresa y con pocas apariciones de su tridente ofensivo.

Tras el descanso llegaron las emociones por intermedio de Luis Suárez (minuto 50) que puso en ventaja a los azulgranas. Desmarque en ruptura de Dembélé sobre Carvajal, el francés llegó a línea de fondo y la puso atrás para que Suárez, de primera intención, dejara sin respuesta Navas.

No se conformaron los catalanes y eso provocó que Raphaël Varane (minuto 68) ampliara las diferencias. Balón al espacio por banda derecha a la espalda de Reguilón para Dembélé, la cruzó con fuerza al segundo palo y entre Suárez, Carvajal y Varane la mandaron al fondo de la red.




Se esperaba la reacción del Real Madrid, pero apareció nuevamente Luis Suárez (minuto 72) para convertir todo en goleada del Barcelona. Casemiro pisó a Suárez dentro del área y el árbitro no dudó en sancionar el penalti. Acto seguido, el uruguayo la picó desde los once metros.

Este resultado se suma al empate (1-1) del partido de ida y le permite a los dirigidos por Ernesto Valverde quedarse con la clasificación a la gran final de la Copa del Rey. El FC Barcelona jugará su sexta final consecutiva, la número 40 de su historia y buscará retener el título que ha ganado en 30 ocasiones.