El egipcio Al Sayed, futbolista del Al-Fateh de Arabia Saudita, fue condenado por su mala puntería y terminó golpeando al juez central.

La tercera jornada futbolera en días laborales de febrero ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido actividad. Dicho de otra manera, representada por los hechos que han derivado de la acción en competiciones locales como la Liga Águila e internacionales como la Europa League, por mencionar algunas.

Uno de los sucesos que se presentó durante las últimas horas y que ha dado mucho de qué hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por Mark Clattenburg durante la ajustada victoria del Al-Fateh Sports Club (1-0) ante el Al-Shabab Club, en partido valido por la jornada 20 de la Liga Profesional Saudí de Arabia Saudita. El árbitro principal sorprendió a todos los presentes en el estadio tras recibir un botellazo en la cabeza por parte de uno de los jugadores locales.

El centrocampista egipcio Al Sayed calculó mal a la hora de pasarle la botella de agua a un compañero y terminó golpeando en un costado de la cara del árbitro inglés. La cosa no pasó a mayores ante las apresuradas y cariñosas disculpas del futbolista con el que el propio colegiado bromeó sacándole una tarjeta amarilla de mentira. Un peculiar botellazo que tomó por sorpresa al juez central y que no ha tardado mucho tiempo en hacerse viral en las principales redes sociales.

50Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!