El delantero uruguayo se incorporará desde este viernes a los entrenamientos del conjunto catalán, aunque no podrá jugar en los siguientes 4 meses.

Semana agridulce la que vive Luis Suárez. Por una parte, lo embarga la tristeza que genera el fallecimiento de su abuelo paterno. Pero por otro lado, no se ha podido ocultar la alegría vivida tras la «reducción de penas» que ha recibido en las últimas horas.

El Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) ha validado parcialmente las alegaciones presentadas por el delantero del uruguayo y le permitirá entrenarse con el Barcelona, aunque mantiene la sanción impuesta por la FIFA de cuatro meses y nueve partidos sin jugar con su club y selección, respectivamente, tras morder el hombro del italiano Giorgio Chiellini durante un partido del reciente Mundial disputado en Brasil.

Una vez conocida la buena noticia, el equipo azulgrana ha anunciado que este mismo viernes empezará la era del atacante charrua. La idea es que no pierda más tiempo y que se ponga de inmediato a entrenar, para que sea presentado el próximo lunes durante la disputa del tradicional Trofeo Joan Gamper, ante el León mexicano.

Luis Suárez fue sancionado por la FIFA con nueve partidos de suspensión con su selección -ya ha cumplido uno- y cuatro meses de inhabilitación para «cualquier actividad relacionada con el fútbol». Desde entonces, Súarez ni siquiera ha podido presentarse ni entrenarse con el Barça, ya que la Comisión de Apelación de la FIFA confirmó, el pasado 10 de julio, la sanción, rechazando las alegaciones del jugador.

Ahora, gracias al pronunciamiento del TAS, al futbolista uruguayo sí le permiten entrenarse con su nuevo club y jugar partidos no oficiales, por lo que se puede estrenar este mismo lunes en el citado partido amistoso. Así las cosas, su presencia en el Joan Gamper dependerá netamente del entrenador Luis Enrique y la forma en que se encuentre el ex-Liverpool en su regreso al fútbol.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!