Tuvieron que pasar 16 años para que una Selección Colombia pudiera volver a participar en un Mundial de fútbol. Fueron 3 los mundiales a los que dejamos de asistir y en los que tuvimos que conformarnos con ver a Brasil, Argentina y demás selecciones participar. Toda una generación de colombianos hoy ve a su selección por primera vez en una cita mundialista, y apenas muchos pueden sentir lo que se siente escuchar el Himno Nacional en un evento como la Copa del Mundo. Y qué decir de la sensación de poder gritar con el alma un gol en un partido oficial de un mundial, inexplicable.

Infinidad de jugadores, miles de convocatorias, y varios directores técnicos pasaron por la Selección Colombia con la intención de llevarlo nuevamente a un Mundial, muchos de ellos con más pena que gloria. Hoy todo es distinto, hemos hecho historia gracias a un señor que se llama José Néstor Pekerman, un hombre de nacionalidad argentina que alguna vez en su vida trabajó como taxista. Hoy hemos hecho historia gracias a la genialidad de un jovencito criado en Ibagué y que a sus escasos 22 años se postula como el goleador y mejor jugador del presente Mundial.

Nos hemos destacado gracias a Ospina, a Yepes, a Abel, a Cuadrado, a Jackson, a Armero, y a todos los jugadores que han dejado todo en la cancha en cada partido. Hemos dejado en el camino a Grecia, Costa de Marfil, Japón y Uruguay, a quien eliminamos en octavos de final. Hemos estado en boca de millones de personas en el mundo y nuestros jugadores hoy son motivo de admiración entre propios y extraños. Hoy ocupamos el lugar número 1 en el ranking de la FIFA como la mejor selección y nos damos el lujo de que nuestro arquero suplente, sea uno de los pocos hombres que participó en Francia 98, nuestro último mundial. Como si fuera poco, él mismo hace parte de un récord, como el hombre más veterano en jugar una Copa del Mundo, 43 años y un sinfín de historias que tras camerinos comparte con los más jóvenes.

Puedo seguir nombrando lo que representa actualmente ese grupo de ciudadanos colombianos que trabajan como futbolistas y que se divierten mientras ganan millones. Sin embargo me voy a quedar con el orgullo de llegar hasta donde hoy hemos llegado. Realmente, que ganemos o perdamos frente a Brasil, no puede alterar el sentimiento que hoy nos embarga por lo demostrado hasta aquí, desde ya somos ganadores. Yo espero que seamos nosotros los que ganemos y que el triunfo ante la anfitriona del torneo y la pentacampeona del mundo, sea una página más de la historia dorada que ya hemos cambiado con estar aquí. Gracias a todos por la fuerza.

Su amigo Juan Manuel Díaz.

345Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!