Particular e histórica fue la reacción de este defensa central que prefirió abandonar el campo de juego antes de enmendar sus errores o seguir cometiéndolos.

Como es habitual en el fútbol europeo, este fin de semana se disputó una nueva jornada en las principales ligas. La mayoría de equipos estuvieron en acción, salvo algunos casos particulares de equipos que por una u otra razón no tuvieron compromisos en estos días santos.

Entre las muchas cosas que dejó la disputa de una nueva fecha hubo una acción bastante curiosa que ha dado mucho de que hablar en el mundo del fútbol. El protagonista de la anécdota es Paulo Afonso Santos Júnior, más conocido como «Paulao», quien necesitó de apenas 32 minutos para convertirse en el personaje del fin de semana.

El jugador brasileño vivió una de sus peores tardes, regaló el primer gol y desvió la pelota a su propia portería en el segundo, durante el juego en el que su equipo Real Betis cayó derrotado (3-1) ante Rayo Vallecano, en la apertura de la jornada dominical en la fecha 34 de la Liga Española.

En el minuto 14′ una mala devolución al portero dejó en bandeja el balón a Rochina para que hiciera el 1-0 en favor de los locales. En el minuto 27′ marcó en propia puerta al desviar el esférico sin que nada pudiera hacer Adán. Abatido, el defensa verdiblanco pidió el cambio. No podía tenerse en pie, ni siquiera al ser consolado por varios jugadores del cuadro rival.

En el minuto 32′ el jugador carioca abandonó el terreno, en medio del sonoro aplauso de apoyo brindado por los aficionados del Rayo, desconsolado y dando paso a su compañero Vadillo, que también intentó dar animo al ya famoso defensa central.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!