El portero del Real Madrid ha conseguido llegar a la final sin encajar un solo gol, algo insólito en los más de 100 años de esta competición.

La nueva victoria del Real Madrid (0-2) ante el Atlético no fue una más de las tantas que ha logrado a lo largo de estos enfrentamientos. Detrás de lo representativo que es haberla conseguido en una semifinal de Copa del Rey, aparecen algunas estadísticas llamativas que le dan un valor agregado al valioso triunfo.

Uno de estos datos tiene que ver con qué durante los últimos derbis madrileños los colchoneros jugaban mejor y habían conseguido muy buenos resultados. Sin embargo, la estadística más llamativa alcanzada durante la tarde de este martes en el Vicente Calderón fue la conseguida por un jugador en particular: Iker Casillas.

El capitán del conjunto merengue volvió a ser titular en Copa, lució el brazalete de capitán y, aunque no tuvo mucho trabajo, nuevamente echó candado en su arco y escondió muy bien la llave, tanto que ningún futbolista rojiblanco consiguió encontrarla durante el segundo episodio de esta emotiva semifinal.

Con este nuevo cero en su portería, Iker no sólo permitió que los blancos avanzaran con supremacía a la final, sino que también pasó a la historia del certamen que reúne a los equipos de las tres divisiones de España como el primer guardameta que logra llegar al último partido sin recibir gol, algo insólito en los más de 100 años de esta competición.

Los dos únicos casos de finalistas sin encajar goles fueron el Barcelona, en 1912, y el Athletic Bilbao, en 1916, pero los azulgranas solo habían disputado las semifinales y los leones se clasificaron para el último partido directamente, por lo que ambos casos son incomparables al de ‘San Iker’, que ha logrado mantener la puerta a cero durante los ocho partidos que ha disputado.

Ni Olimpic de Xàtiva, ni Osasuna, ni Espanyol, ni Atlético, todos a doble encuentro, han sido capaces de marcar a un Casillas que sigue firme en su camino a la historia y que cada vez luce más seguro.

Así las cosas, Iker acumula ya 862 minutos seguidos sin recibir un gol, añadiendo el partido de Champions ante el Copenhague y los 52′ que estuvo sin recibir un tanto ante el Galatasaray. Una racha espectacular que ha devuelto la sonrisa al portero del Real Madrid, relegado a la suplencia en Liga.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!