Sergio Ramos jugó ante Ecuador su compromiso número 33 con España y se consolidó en el tercer lugar de esta selecta estadística.

Los partidos amistosos de la fecha FIFA no sólo sirven para que las selecciones se preparen de cara a los compromisos competitivos, sino que también le permiten a los jugadores sumar minutos con sus respectivas naciones y configurar algunos récords en encuentros oficiales.

Eso lo sabe muy bien el defensa español Sergio Ramos, quien viajó a Guayaquil para enfrentar a Ecuador durante un compromiso que le sirvió para ratificarse en los primeros lugares de la estadística que relaciona a los futbolistas que más partidos seguidos han jugado con su selección.

Si hay un jugador en el mundo que ame jugar con su selección, ese es Sergio Ramos. El central del Real Madrid se ha consolidado como el cerrojo de ‘La Roja’ y así lo comprueban sus números que ha logrado defendiendo la elástica de su país. A sus 27 años cumplió en Guayaquil su partido 109 con España.

Instalado ya como jefe de la defensa española en su eje, Sergio Ramos ha jugado con Del Bosque 70 de los 77 partidos que lleva el salmantino. Ante los sudamericanos impuso su cifra de partidos seguidos con la selección española en 33, una cifra que sólo un apasionado como Ramos logra a esa edad.

Al defensa madridista, que no deja de jugar con España desde que un problema de espalda le apartara del amistoso con Italia en Bari en septiembre de 2011, sólo le supera el capitán de Suiza (Inler, con 37) y el portero de Uruguay (Muslera, 36), quienes también actuaron con su selección en los últimos partidos amistosos.

Con una edad que le permite pensar en cifras con la selección que le hubieran dado vértigo cuando en diciembre de 2002 se puso por primera vez la camiseta de España en un partido de la sub 17, Sergio Ramos tiene aún lejos los 86 de Zubi (mejor marca de la historia a nivel mundial) y los 51 de Gordillo (mejor registro de un jugador de campo español).

Dispuesto a forzar siempre para jugar con España cuando ha tenido molestias y sin una sola expulsión como internacional, el 15 de La Roja puede poner esta temporada cerco al registro de Gordillo. En conclusión, la voz de Ramos no se oye cuando se pide reposo a los españoles.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!