El experimentado portero español está dispuesto a trabajar duro con tal de ganarse un puesto en el Real Madrid de la próxima temporada.

Tras disputar la Copa Confederaciones y disfrutar de unas merecidas vacaciones, Iker Casillas inició esta semana trabajos de pretemporada con un Real Madrid que por estos días se entrena en Estados Unidos.

El arquero merengue no ha perdido ni un sólo minuto desde su regreso al plantel que ahora dirige el italiano Carlo Ancelotti, con quien ya mantuvo su primera charla.

Horas después de aterrizar en suelo norteamericano, Casillas concedió ante los medios de comunicación una extensa rueda de prensa en la que tocó varios temas relacionados con el final de la temporada anterior y las expectativas que tiene de cara al nuevo curso.

En primera medida, habló del nuevo técnico. «Es una persona ganadora, es obvio que como todos, pero te lo deja claro desde el principio. Este club, después de temporada pasada en la que nos quedamos al borde de los títulos, tenemos ganas de empezar y cumplir con objetivos en las tres competiciones».

Iker no se ve con ventaja con respecto a sus compañeros: «La competencia siempre es sana. Hay muy buenos porteros y hay que saber convivir con eso. Se habla mucho de la competencia en mi puesto, pero en otros sitios del campo hay dos o tres jugadores también por un puesto».

En Los Ángeles también se sigue todo el caso de Gareth Bale, empezando por el capitán: «Estamos hablando de un jugador que, francamente, está entre los tres o cuatro mejores de Europa, y es normal que se hable de él. Es normal que se hable de él porque tiene unas grandes condiciones».

Luego, Casillas lamentó también la muerte del goleador ecuatoriano Chucho Benítez, que falleció en Catar de un paro cardíaco y destacó la gran labor del cuerpo médico del Madrid en los últimos años: «Quiero dar el pésame a su familia. Tenemos un cuerpo médico de una gran calidad y nunca ha sucedido nada extraño. Los controles que pasamos son excelentes».

Sobre la derrota en la final de la Confederaciones ante Brasil, el guardameta espera sacarse la espina y que se repita la historia del pasado Mundial: «La derrota dolió aunque fuera una final de una competición menor. Hay que felicitarles porque merecieron la victoria, pero el fútbol siempre te da una revancha. Hemos conocido un poco lo que nos vamos a encontrar allí. También fuimos a Sudádrica en 2009, perdimos y después ganamos allí el Mundial».

Finalmente, a Iker le preguntaron directamente si será titular con Ancelotti: «Me encantaría ser el portero titular. Trabajo para ello, pero si le preguntas a los demás te van a decir lo mismo. Hay que partir de cero y los compañeros no lo van a poner fácil. Va a costar jugar en el once de Ancelotti. Habrá que pelear como he hecho siempre».

Fuente: Marca.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!