Gracias a su reciente título en la Copa Oro, el seleccionado norteamericano desterró del podido continental a la selección de México.

Durante muchos años, México se consolidó como la selección más importante y ganadora del territorio centro y norteamericano. Los ‘manitos’ poseen una exitosa historia en los torneos que han competido y eso los hace ser uno de los combinados más representativos de la Concacaf.

Sin embargo, en los últimos, a raíz de lo popular que se ha vuelto el fútbol en Estados Unidos, los norteamericanos se han venido metiendo de a poco como el nuevo ‘gigante’ de la Concacaf. Esto quedó nuevamente demostrado durante la reciente edición 2013 de la Copa Oro, donde los mexicanos fueron prematuramente eliminados y Estados Unidos se proclamó campeón.

Además de ganar la Copa Oro, la victoria (1-0) ante Panamá fue la undécima victoria consecutiva de EEUU, un récord en la historia de su selección. Y quizás la mejor representación de la excelente forma que ha mostrado el conjunto de Jurgen Klinsmann es su posición como líder del Hexagonal, la última ronda de eliminatorias de la CONCACAF en el rumbo al mundial de Brasil 2014.

Mientras tanto, su gran rival, México se encuentra en caos tras su eliminación en las semifinales de la Copa Oro y su mala forma en el Hexagonal con solo una victoria en seis partidos. Unas estadísticas muy lejanas aquella selección que en el 2012 ganó el oro en los Juegos Olímpicos de Londres.

Verdad que queda mucho fútbol antes de que termine todo en 2013, pero en este momento solo hay un jefe en la CONCACAF y es Estados Unidos. A veces es mejor ser primero que el gigante, pero los norteamericanos son primeros y son los nuevos ‘gigantes’ de la parte más alta del continente.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!