El padre de Lionel revivió la infancia de su hijo y reveló varios secretos relacionados con el inicio de su carrera deportiva.

Detrás del éxito de Lionel Messi hay un sin número de historias de superación personal que le dan un valor agregado a la vida y obra del considerado mejor jugador del mundo. Entre las muchas que se conocen, el calvario que vivió su familia cuando era sólo un inocente niño con problemas de crecimiento, es quizá la que más recuerda y relata la gente.

Es por ello que el semanario alemán ‘Kicker’ decidió publicar una entrevista concedida por Jorge Messi, el padre de ‘La Pulga’, quien revivió algunos capítulos infantiles de su hijo, relató algunos detalles de su tratamiento y reveló un par de decisiones familiares que influyeron en la elección del Barcelona como el equipo apropiado para su hijo.

«Nos sentamos y decidimos en familia si ir a Barcelona o a Italia. A Leo le hacía ilusión venir a Barcelona. Nunca quisimos probar con el Madrid. Si mi hijo no hubiese necesitado ese tratamiento hormonal, no hubiésemos tenido tanta presión de buscar un club que lo pagara, que fue lo que al final nos llevó al Barça», explicó.

Luego, reconoció que si Newell’s se hubiese decidido a pagar el tratamiento de crecimiento de Messi, el argentino no hubiera acabado en el Barcelona: «Si lo hubiesen pagado, por supuesto que se quedaba en Newell’s. Yo exigía al Barça que me dijesen que hacíamos. Porque estaba con la incertidumbre en mi trabajo, Leo tenía sólo un permismo escolar determinado, no podía faltar más y no sabíamos qué pensaba el Barça. Tenía que arreglar un montón de cosas, por eso les exigí que me dijesen algo porque de lo contrario se cortaba todo. Ahí fue cuando Rexach me mandó una carta diciéndome que me quedara tranquilo, que todo iba salir bien».

El padre de Messi también desveló cuándo se dio cuenta de que su hijo era un crack con el balón de fútbol: «Cuando entrenaba la categoría del 1987, en ese equipo prácticamente todo lo bueno lo hacía él: los goles, las situaciones peligrosas, quien marcaba la diferencia fue él, quien sobresalía también fue él. Bueno, soy el padre, es mi hijo, no lo digo por eso, sino porque fue así».

Por último, Jorge Messi reconoció que suele gritar e incluso insultar a Leo cuando ve los partidos del Barcelona: «Hace poco mi hijo se enteró que me había enojado con lo que él había hecho en un partido contra el Madrid, y eso de que marcó un gol. Así que Leo me llamó riéndose y me dijo ‘¡así que me insultaste, papá?’ Pero ojo, todo siempre es en buena onda y en broma», concluyó.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!