Italia rompió los pronósticos, alimentó las estadísticas y se convirtió en el segundo finalista del certamen continental.

La selección de Italia venció 2-1 a la selección de Alemania, en el segundo juego semifinal de esta Eurocopa. La ventaja inicial llegaría para los italianos y en la cabeza de Mario Balotelli (minuto 20′), tras centro de Cassano. Luego convertiría nuevamente Balotelli (minuto 36′), para aumentar la ventaja de su selección. Descontaría Özil (minuto 91′), a través de una pena máxima. Vale la pena destacar que en la previa a este choque el gran favorito era el seleccionado ‘germano’, aunque los ‘azurra’ se fueron en contra de eso y dieron la sorpresa de esta tercer fase.

Así las cosas, Italia ahora se prepara para enfrentar a España en la gran final del torneo de selecciones más importante del viejo continente, para revivir el primer duelo del grupo «C» en la primera fase del torneo. Alemania, por su lado, le dice adiós a una nueva Eurocopa, en la que tenia el gran rotulo de favorita.

En contra de todos los pronósticos y favoritismos, fue Italia la que logró irse en ventaja gracias a una gran jugada de Cassano en el borde del área, el delantero del milán centró al área y allí apareció Balotelli para meter un testarazo y vencer la resistencia alemana. Alemania intentó reaccionar pero se encontró en el arco rival a Buffon, quien junto a Balotelli fue la gran figura del primer episodio.

Tanto valieron las atajadas de Buffon, que en un gran pase de Montolivo, Balotelli rompió el fuera de juego con un movimiento entre lineas perfecto, llegó al borde del área y la clavó en la red con un zapatazo inatajable para Manuel Neuer. Así se cerró una primera parte en la que Alemania fue más controladora, ante una Italia mucho más efectiva. Aunque en lineas generales fueron unos primeros 45′ minutos bastante igualados y emotivos.

En el periodo complementario llegaron los cambios de jugadores en ambos conjuntos y como era de esperarse, un cambio de actitud en el seleccionado alemán. Varias fueron las opciones que tuvo Alemania para marcar, pero nuevamente se encontró con Buffon, quien se mantuvo como la gran figura del compromiso. En la recta final del compromiso una mano de Balzaretti dentro del área fue sancionada por el colegiado como penalti. En el cobro no perdonó Mesut Özil, quien la puso a un rincón. Así mismo el árbitro se llevó el silbato a la boca para sentenciar que Italia y España jueguen la final de la Eurocopa Polonia/Ucrania 2012.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!