El Barcelona no quiere perder de vista al Real Madrid en LaLiga. Los merengues ganaron el sábado y los culés también lo hicieron el domingo. Es más, golearon (4-0) al Athletic, en el cierre de la jornada 11. La gran figura de la noche fue Ousmane Dembélé, que marcó un golazo de cabeza y dio tres asistencias.




El francés abrió el marcador con un gran tanto de cabeza dentro del área. Luego, se puso en modo repartidor y asistió a Sergi Roberto, a Robert Lewandowski y a Ferran Torres en las otros tres anotaciones. Dembélé comandó un gran partido del Barça que, pese a haber perdido el Clásico, está más que vivo en LaLiga. Sigue segundo con 28 puntos (a 3 del líder).