Franck Ribéry le puso punto final a su carrera profesional. El viernes anunció su retiro del fútbol y el sábado se llevó a cabo su despedida. Los hinchas del Salernitana, su último club, le dedicaron una emotiva ovación con cánticos a su nombre. Un homenaje que lo emocionó hasta las lágrimas.




Franck Ribéry decidió colgar las botas, a sus 39 años, por sus problemas en la rodilla. «El balón se para. Las emociones dentro de mí, no», anunció el jugador en sus redes sociales. Tras 713 partidos y 163 goles en los clubes, más 81 presencias y 16 tantos con Francia, el extremo se ha despedido del fútbol. Seguirá trabajando en la Salernitana con el técnico Davide Nicola.