El Pachuca se convirtió en el segundo finalista de la Liga MX. Los tuzos derrotaron (0-1) al Monterrey y ahora lucharán con el Toluca por el título. El tanto de la victoria lo marcó Avilés Hurtado, quien desató la furia de los hinchas locales (su antigua afición) por su efusiva celebración.




El colombiano marcó de penalti en el minuto 90+4. Se fue l banderín y celebró bailando delante de los aficionados rayados. Los fanáticos reaccionaron de inmediato lanzándole objetos y uno de ellos saltó a la cancha para agredirlo, pero fue detenido por el persona de seguridad. Además, los rivales Esteban Andrada y Funes Mori también se fueron en contra de Avilés por su festejo.