La magia de Ronaldinho Gaúcho sigue intacta. Pese a que no jugaba hace varios meses, anotó un golazo en su paso por Ecuador. El astro brasileño se llevó todos los aplausos durante un partido exhibición en el Estadio Jocay de Manta. Cuando nadie lo esperaba remató de media distancia y venció al portero.

El ex-volante del Barcelona marcó el mejor gol de la noche. Disparó desde la frontal del área, la pelota hizo una parábola extraña y se clavó en el ángulo. Es más, hasta él mismo se so prendió con su genialidad. Pero lo celebró con mucha alegría y bailando suavemente, en una semana cargada de polémica por los bailes de Vinícius.