Llegó julio y cada vez falta menos para el Mundial de Qatar 2022. Consciente de ello, la FIFA sigue anunciando las novedades que tendremos en la Copa del Mundo. La más reciente tiene ver con el fuera de juego semiautomático, que se estrenará de manera oficial el próximo 21 de noviembre.

Se trata de un sistema que ayudará a los equipos arbitrales de vídeo y a los árbitros sobre el terreno de juego a tomar decisiones más rápidas, precisas y fiables en la competición futbolística más importante del mundo. La herramienta, que fue probada en la Copa Árabe y el Mundial de Clubes, superó con éxito todos los exámenes.

Con la colaboración de adidas y varios socios, especialmente con el grupo de trabajo para la excelencia en la innovación y sus correspondientes proveedores de tecnología, la FIFA ha perfeccionado el sistema de videoarbitraje, que incluye el uso de la tecnología semiautomatizada para la detección del fuera de juego.

Doce cámaras instaladas bajo la cubierta del estadio captan los movimientos del balón y hasta 29 puntos de datos de cada jugador, 50 veces por segundo, para calcular sus posiciones exactas sobre el terreno de juego. Los 29 grupos de datos recopilados incluyen las extremidades y partes del cuerpo que se tienen en cuenta para señalar un fuera de lugar.

¿CÓMO FUNCIONA EL FUERA DE JUEGO SEMIAUTOMÁTICO?

El balón oficial de Catar 2022, Al Rihla, incluirá en su interior un elemento decisivo para la detección de las posiciones antirreglamentarias dudosas: una unidad de medición inercial. Este sensor, situado en el centro del balón, envía un paquete de datos 500 veces por segundo a la sala de vídeo, lo que permite detectar con absoluta precisión el momento exacto en el que se golpea el balón.

Con la mezcla de datos de seguimiento de las extremidades de los jugadores y de la pelota, y mediante la inteligencia artificial, la nueva tecnología suministra un aviso automático a la sala de vídeo siempre que reciba un balón un atacante que se encontraba en posición antirreglamentaria en el momento en que su compañero jugó el esférico.

Para corroborar su propuesta antes de informar sobre ella al árbitro principal, el equipo arbitral de vídeo comprueba manualmente el momento exacto del golpeo que han proporcionado los datos, así como la línea de fuera de juego también creada automáticamente y basada en las posiciones de las extremidades del jugador que el sistema ha calculado. Como dura muy pocos segundos, el proceso permite tomar decisiones más rápidas y certeras.