El error más increíble de la semana (y uno de los peores del año) se vio el pasado lunes en Alemania. Luca Unbehaun, portero del Borussia Dortmund II, le regaló un gol a Gustaf Nilsson, delantero Wehen Wiesbaden. El arquero soltó el balón dentro del área y el atacante no lo desaprovechó.

Se jugaba el minuto 56 en el BRITA-Arena cuando llegó el error del portero visitante. Luca pensó que el árbitro había pitado una falta y soltó la pelota. El delantero local, Gustaf, no dudó en rematar y marcar el primer gol de la tarde. Esta pifia fue la jugada más destacada de la primera jornada de la 3. Liga, el torneo de la Tercera División de Alemania.