El blooper de la semana (y hasta podría ser el del año) se vio este miércoles en Paraguay. Gustavo Scarpa ejecutó un insólito tiro de esquina durante la goleada del Palmeiras (0-3) sobre el Cerro Porteño, en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Conmebol Libertadores.

El volante brasileño no se percató de que el juez de línea, el colombiano Alexander Guzmán, puso su pie cerca del balón. Scarpa se perfiló e intentó lanzar el tiro de esquina, sin embargo terminó golpeando al asistente. El jugador se tropezó y terminó tirado en el piso, por lo que no tuvo más que reírse de la insólita y divertida acción.