La jornada 37 de la Serie A terminó con un emotivo empate (2-2) entre Juventus y Lazio. Los bianconeri iban ganando 2-0, pero los azurri lograron igualar en el último minuto. Sin embargo, el resultado pasó a un segundo plano por cuenta de las despedidas de Paulo Dybala y Giorgio Chiellini.




Al minuto 17, el capitán de la Juve fue sustituido y se marchó ovacionado del estadio. Tras 17 temporadas en el club, ha decidido marcharse y buscar nuevos retos en Estados Unidos. Y a los 77 minutos llegó la segunda ovación de la noche. Esta vez para el ’10’ del equipo, que tras siete temporadas dejará el club en el que se convirtió en una estrella.




Dybala se mostró mucho más conmovido y emocionado que Chiellini. Se derrumbó dentro del campo y se marchó entre lágrimas del estadio. Es más, sus compañeros tuvieron que ayudarlo para que pudiera abandonar el césped. Cuando llegó al banquillo, Paulo se fundió en un sentido abrazo con Giorgio, despidiéndose el uno del otro en el estadio en el que tanto tiempo han pasado.