El partido del París Saint-Germain contra el Metz no fue un partido más. Fue el primer encuentro de Kylian Mbappé tras renovar su contrato y el último de Ángel Di María en Francia. ‘El Fideo’, que se marcha después de siete temporadas en la Ligue 1, tuvo una emotiva despedida.




Di María no pudo contener las lágrimas tras anotar un gol en su último partido con los parisinos y acabó llevándose la ovación de todos los aficionados en el Parque de los Príncipes. Luego, recibió un reconocimiento por parte del club y finalmente se despidió de los hinchas saltando y cantando con ellos desde una de las gradas del estadio.