Si hubiera un premio para el equipo más ingenioso del mundo esta temporada se lo llevaría el Alania Vladikavkaz. El hasta ahora desconocido conjunto ruso ha sorprendido al planeta entero con sus jugadas a balón parado. Sus tiros de esquina y los tiros libres están llenos de imaginación.




A lo largo de la campaña, los jugadores del Alania Vladikavkaz desplegaron un catálogo surrealista en las pelotas quietas. Libres directos de lanzador incierto, faltas laterales con los rematadores en fila india o saques de esquina en los que hacen la famosa banana para tratar de despistar al rival. Pese a toda esta creatividad, no han tenido los mejores resultados y se han quedado un año más en la Segunda División.