Nuevo episodio de violencia en el Fútbol Colombiano. Esta vez fue el Clásico Costeño el que se vio manchado por sus hinchas. El partido entre el Unión Magdalena y el Junior tuvo que ser suspendido a los 72 minutos por una brutal pelea entre sus aficionados dentro del campo de juego.




El partido iba 1-1 en el momento del problema. Transcurría todo con aparente normalidad e incluso se había destacado la fiesta de las dos aficiones en este segundo clásico costeño del año, pero las barras de ambas escuadras se salieron de control y empezaron una violenta pelea que ocupó tres tribunas del estadio y se trasladó al terreno de juego.

Un día después del lamentable incidente, los medios de Santa Marta confirmaron el primer muerto. Se trata de Brandon Somoza, quien era fanático del Unión Magdalena. Además de él, hay tres heridos más en grave estado que siguen en el hospital. El presidente de la Dimayor ya se pronunció y advirtió que habrán fuertes sanciones por lo sucedido el pasado sábado en el Sierra Nevada.