Michael Owen ha vuelto a ser noticia en el fútbol mundial. Tras varios años en el anonimato, el ex-delantero concedió una entrevista al diario ‘Daily Mail’ de Inglaterra, en la que habló del Balón de Oro que ganó hace 20 años. Estas fueron sus palabras:

EL NIÑO DORADO

«¿A los 21? Oh, definitivamente pensé que podría ganar otro Balón de Oro. Todavía no sabía que las lesiones me comprometerían tanto. Me duele el orgullo cuando creo que la gente me recuerda desde mediados de los 20 en adelante.

Tenía ‘Owen’ en mi espalda, pero no era ‘Michael Owen’. Estaba aguantando por mi vida. Tenía la mentalidad de uno de los mejores jugadores del mundo, pero mi cuerpo me estaba fallando. Fue una tortura. Pero sé, por dentro, lo bueno que aún podría haber sido».

SU PRIMERA LESIÓN

«De los 10 a los 17, creo que no había nadie en el mundo tan bueno. A los 18, estaba marcando goles en un Mundial. A los 21, el Balón de Oro. Pero honestamente, estaba mejor a los 19. Fue entonces cuando sufrí una lesión paralizante.

Ojalá hubiera sido una pierna rota. La peor lesión para mí fue un tendón de la corva roto, porque en ese entonces no operabas, solo permitías que se volvieran a unir. Fue un punto de debilidad en mi carrera.

Lesiones de Michael Owen

A menudo me pregunto si fue solo una extraña lesión. Hasta entonces era sólido como una roca, nunca me perdí un juego. Sir Alex Ferguson siempre dice que si hubiera firmado por el Manchester United cuando era niño, no habría sucedido, él me habría protegido».

BALÓN DE ORO DE MICHAEL OWEN

«Estaba en el vestuario del Estadio Olímpico a punto de jugar contra la Roma cuando Phil Thompson me hizo un gesto para que saliera. Gerard Houllier había estado enfermo pero estaba hablando por teléfono. Dijo: ‘Esto es un secreto absoluto, pero quería darte un impulso: has ganado el Balón de Oro’.

Estaba emocionado, pero también seré honesto, no sabía muy bien qué era. No fue tan prominente en Inglaterra. Incluso cuando me entregaron el trofeo en Anfield, pensé: ¡Sácalo del campo, estamos a punto de comenzar!

Fue solo cuando me incorporé al Real Madrid. ‘¡Hemos fichado a un Balón de Oro!’. Yo estaba como: Jesús, nadie me da ningún crédito en casa. Ahora, lo miro con mucho orgullo».

ETAPA EN MADRID

«Nunca me sentí intimidado por jugar con jugadores como Zidane. Pero esta vez, me di cuenta. Estaba con mi familia y en la gran pantalla aparecían los nombres de los goleadores: Eto’o. Ronaldinho. Zidane. Ronaldo. Raul. Owen. Mi papá y yo lo miramos… En ese momento, todo se sintió tan bien».

SALIDA DEL LIVERPOOL

«Si me hubiera quedado, me hubieran echado a los 27. Fernando Torres era mucho mejor que yo para entonces. Al menos Liverpool vio lo mejor de mí, en lugar de ser abucheado y llevado a otro lugar. Eso habría sido triste».

NO GANÓ CON INGLATERRA

«Puedo darte dos razones. En primer lugar, nuestro espíritu de equipo no se parecía en nada a lo que es ahora. Nos gustábamos, pero también nos odiamos cada dos semanas. Simplemente no pudimos superar esa rivalidad».