Xavi Hernández utilizó una famosa frase de Johan Cruyff para describir lo que vivió en su transición de futbolista a entrenador.

El estratega catalán sigue siendo noticia en el fútbol mundial. Tras ser presentado como nuevo técnico del Barcelona, concedió una entrevista a ‘The Coaches Voice’ en la que habló de sus entrenadores. Estas fueron las palabras de Xavi:

FRANK RIJKAARD

«De Frank destacaría muchas virtudes, pero hay una que para mí está por encima de todas: su calidad humana. Podías sentir que es una persona muy cercana emocionalmente, comparable a lo que era Vicente del Bosque en la selección española. Es lo que los jugadores definimos como un tío de consenso.

Sin embargo, no quita que Frank también fuero muy directo y exigente a la vez, pero siempre un tío muy cabal. Llevaba bien a los jugadores y, al final, el hecho de ver que tu entrenador es una buena persona, te hace piña, fortalece al grupo».

PEP GUARDIOLA

Yo en aquel entonces dudaba de mi continuidad en el Barcelona, porque meses atrás me habían llegado rumores de que Txiki Begiristain no me quería en el equipo. Buscaba una venta. En la primera conversación que tuve con Pep le pregunté que cómo me veía en el equipo. Si me iba a dar importancia o no. Su respuesta fue muy directa y muy personal: No imagino el equipo sin ti. Asunto zanjado para mí.










Desde ahí mi cabeza se centró en el Barça. Nunca he querido cambiar de aires estando en el Barcelona, pero menos todavía después de esas palabras de Pep.

Fue una sorpresa para nosotros ver como subió del filial a Pedro y a Sergio Busquets, jugadores que no habían tocado Primera División. Pero Pep ya conocía a la gente que podía rendir, y no tuvo dudas en darles acceso al primer equipo. Enseguida entendimos el porqué».

RELACIÓN DE XAVI CON LUIS ENRIQUE

«Antes de empezar esa temporada, yo ya tenía decidido irme del Barcelona. Así se lo comuniqué a los directivos y al entrenador. Al final terminó siendo un año increíble en el que se juntaron todos los astros para que me pudiera despedir increíblemente bien de la afición, levantando todos los títulos posibles como capitán.

Lógicamente, ya con un rol no tan importante, pero en ese momento tiro de humildad y, de alguna manera, pongo mi talento en función del equipo. Al final, la prioridad y lo que me han enseñado es que el grupo está por encima de cualquier individualidad, y ese fue mi lema en aquel último año.

Ya no era tan importante para el equipo dentro del terreno de juego, pero sí lo sigo siendo fuera y dentro del vestuario. Un hecho que me hizo sentirme muy participe de todos los éxitos en ese triplete con Luis Enrique».

ETAPA COMO ENTRENADOR

«La decisión de ser entrenador al final va con mi ADN. Es lo que más me gusta, lo que más me divierte. El fútbol es mi vida. Siempre recuerdo una frase de Johan Cruyff, con quien tuve en sus últimos años de vida mucha relación. ‘Lo más cercano a jugar, a ser futbolista es entrenar’.

Y entonces decidí ir por ese camino. Empecé hacer el curso de entrenador, me picó el gusanillo del tema táctico -ya tenía muchas cosas aprendidas de diferentes entrenadores, tanto de la base del Barcelona como a nivel profesional- y de alguna manera he ordenado un poco mis ideas.

Y ahora tengo mi modelo de juego propio que intento aportarlo y convencer a los futbolistas de que por ese camino se puede jugar bien y conseguir éxitos».