Samuel Eto’o lamentó no haber podido jugar en el primer equipo del Real Madrid, pese a que terminó triunfando con el Barcelona.

El ex-futbolista camerunés ha vuelto a ser noticia en el fútbol mundial. Tras varios meses en el anonimato, concedió una entrevista al diario ‘MARCA’ de España en la que recordó sus inicios en la casa blanca. Estas fueron las palabras Eto’o:

BARCELONA E INTER

«Es el mismo amor: papá y mamá. No puedo elegir. Llegué al Barça gracias a Joan Laporta. Fui porque él se empeñó en traerme. Y luego, en el Inter, conocí a una especie de ‘dios’, que es Massimo Moratti. Un señor increíble, amoroso. Y me fue bien en los dos».

REAL MADRID

«Siempre le estaré agradecida a la entidad, más allá de las decisiones que tomaran algunas personas. Los presidentes toman decisiones, pero al Madrid siempre lo llevaré siempre en el corazón».

HINCHAS MERENGUES

«Ahora que ya no juego, los hinchas me tratan bien. Cuando estaba en activo, alguno, guiado por las emociones, me decían alguna cosita, pero ahora es diferente. Me dicen: ‘¡Qué pena, Samu, que no pudiste jugar en nuestro equipo!’. Pero sí, ya soy un poco viejo para eso. La vida es como es».

Samuel Eto'o en Real Madrid

VIDA EN QATAR

«Los estadios son lo mejor de lo mejor. Uno supera al otro en diseño y tecnología. El ambiente será extraordinario. Mucha gente opina sin saber, sin haber venido nunca aquí. La ventaja de Qatar es que parece que siempre estás de vacaciones, con buen tiempo, y con gente amable. Aquí no hay estrés. Si vienes una vez, te enamoras».

FAVORITOS DE ETO’O PARA EL MUNDIAL 2022

«Me gustaron últimamente Italia y la España de Luis Enrique, con chicos jovencísimos. La Roja tiene algo impagable: la escuela formativa de jugadores. Mira Pedri, Gavi… ¡son niños! Tienen la edad de mis hijas. Siempre me gusta España por eso. No hay magia en el fútbol. La formación es fundamental.

Y me acuerdo que los españoles no confiaban en Luis al principio. Le criticaban que no llevaba a nadie del Madrid, que iba mucha gente joven… pero luego llegó a semis de la Euro y fue finalista de la Nations. La confianza en los jóvenes es clave. De aquí a dos o tres años esos jugadores serán estrellas mundiales. Y en Italia pasa algo parecido».

EL MEJOR CLÁSICO

«Sin duda, El Clásico. Un Barça-Real supera todo, hasta un Inter-Juve. Da igual que sea en Madrid o Barcelona. Cuando llega, sientes algo especial. Es el partido más caliente del mundo, aunque no he jugado nunca un Boca-River, por ejemplo. Esos Clásicos son a muerte».

BALÓN DE ORO

«Se lo daría siempre a Messi, que es como un hermano pequeño para mí. Le aprecio mucho como persona y como jugador… yo lo vi crecer y le tengo un amor especial. Para mí sigue siendo el mejor del mundo. Si quitamos a Leo, hay otros que me gustan, como Benzema. Es un jugador que me encanta. Se ha ido Cristiano y él ha cargado el equipo a sus espaldas».