Escándalo en el fútbol portugués. El Belenenses tuvo que enfrentar al Benfica con 9 jugadores por un brote de COVID-19. La Liga, de forma incomprensible, se negó a aplazar el partido. Como si fuera poco, casi todos los futbolistas del local pertenecían al filial. El visitante aprovechó y se impuso (0-7).

La situación que se vivió este fin de semana en Portugal hizo recordar el vergonzoso caso de Águilas Doradas. El equipo colombiano tuvo que enfrentar al Boyacá Chicó con solo 7 jugadores, ya que tenía siete futbolistas lesionados y quince con coronavirus. En aquella ocasión la Dimayor tampoco quiso aplazar el encuentro. ¡Lamentable!