Águilas Doradas, que tenía siete jugadores lesionados y quince con coronavirus, perdió como local (0-3) ante Boyacá Chicó.

El fútbol colombiano no se detiene. Desde el pasado 16 de enero que iniciaron las acciones hemos tenido partidos prácticamente todos los días. Este fin de semana continuaron las emociones con la disputa de la decimoctava fecha de la Liga BetPlay.

La jornada, que inició el sábado con el empate entre Independiente Medellín y Alianza Petrolera (1-1), terminará mañana con el duelo entre Patriotas Boyacá y Once Caldas. En el medio de estos dos compromisos se jugaron otros siete como complemento de esta penúltima fecha de la fase del todos contra todos.

Pese a que aún restan dos choques muy importantes, la noticia del fin de semana se presentó ayer en el Estadio Alberto Grisales. Águilas Doradas se vio obligado a jugar con 7 futbolistas ante Boyacá Chicó. El equipo de Rionegro, que inscribió un plantel con 29 jugadores, tenía 7 lesionados y 15 con Covid. Pidió aplazar el partido, pero se lo denegaron.

Pese a estar en inferioridad numérica desde el pitazo inicial y tener que poner al arquero suplente como jugador de campo, los dirigidos por Francesco Stifano mantuvieron el arco en cero hasta el minuto 57. Los hombres de Mario García aprovecharon la situación y terminaron goleando (0-3), gracias a los tantos de Henry Plazas, Diego Echeverri y Geimer Balanta.

En el minuto 80, Giovanny Martínez sintió una molestia física. Pidió que el cuerpo médico lo revisara y luego pidió el cambio, pero al no tener quién lo reemplazara, el compromiso finalizó. Un hecho histórico, además de vergonzoso, en el fútbol profesional colombiano.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!