Agustín Palavecino es el nuevo ídolo de River Plate. El ex-Deportivo Cali ha subido su nivel en los últimos partidos y se ha ganado el cariño de los hinchas. Este domingo, por ejemplo, marcó dos golazos que significaron el empate (2-2) ante Rosario Central, en el Estadio Gigante de Arroyito.

El segundo tanto del centrocampista fue una obra de arte. Agustín recibió un pase de Jorge Carrascal y con el propio control orientado preparó su remate, 100% empeine, que luego de un vuelo oblicuo se clavó arriba e inatajable. Una copia del que Juanfer Quintero firmó en Madrid ante Boca Juniors, en la final de la Copa Libertadores.