James Rodríguez solamente ha jugado 40 partidos en los dos últimos años, todo por culpa de las constantes lesiones que sufre.

Dicen que lo que empieza mal, termina mal. Pero no siempre es así. A veces lo que comienza bien, también termina mal. Por ejemplo, la primera temporada de James con el Everton; arrancó de la mejor manera posible y está terminando de la peor.

El centrocampista colombiano, aquejado por las lesiones, se ha perdido la recta final y decisiva de la Premier League. En cuestión de meses pasó de ser uno de los mejores fichajes del fútbol inglés a convertirse en uno de los mayores fracasos. Si bien es cierto que cuando jugó lo hizo bien, está claro que nunca pudo tener continuidad.

Aunque es bastante preocupante su irregularidad esta campaña, son más alarmantes sus números en los últimos años. James Rodríguez lleva 40 partidos en las dos últimas temporadas. Y eso es un hándicap que le impide situarse en lo más alto del fútbol europeo. Su calidad es incuestionable, su irregularidad por culpa de lesiones u otro tipos de contratiempos también es irrefutable.

Lesiones de James Rodríguez

La cifra de encuentros que ha disputado el cucuteño toma aún más importancia si la comparamos con las de otros cracks. Messi, Cristiano, Salah, Mbappé, Lewandowski o Benzema, las grandes referencias de los mejores equipos de Europa, han jugado en los dos últimos años entre 80 y 90 partidos con sus respectivos clubes. Es decir, más de la mitad que el colombiano.

LA MALDICIÓN DE JAMES RODRÍGUEZ

La poca regularidad de James es tan preocupante que muchos creen que se trata de una ‘maldición’ que tiene. Una energía extraña que le provoca las constantes lesiones y que le impide ganarse un lugar definitivo entre los mejores futbolistas de Europa.

Lo que está viviendo con el Everton ya le pasó en otros equipos. Con el Real Madrid sólo participó en 14 partidos y fue de más a menos, desapareciendo en esa última parte de la temporada en la que ya tenía decidido salir. Esos problemas le perjudicaron gravemente, ya que hubiera necesitado jugar más aunque fuera para no perder el ritmo y demostrar la enorme calidad que atesora.

Ancelotti lo rescató, lo llevó a Inglaterra como una estrella, lo que por calidad es. Sin embargo, también ha ido de más a menos. Empezó a un nivel espectacular, con goles y asistencias, pero las lesiones han vuelto a jugarle una mala pasada.

Eso ha provocado que cuando la temporada está a punto de finalizar, el colombiano sólo haya jugado 26 partidos de los 46 que ha disputado el Everton en lo que va de temporada. Y este domingo se perderá otro más, ante el Manchester City, el último de la Premier League 2020-2021.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!