Robert Lewandowski recordó aquellos tiempos de joven en los que, increíblemente, fue descartado por su contextura física.

El delantero polaco sigue siendo noticia en el fútbol mundial. Esta vez es por cuenta de una entrevista exclusiva concedida al portal ‘GOAL’, en la que repasó su exitosa carrera deportiva. Estas fueron las palabras de Lewandowski:

«Me siento muy bien, los premios significan mucho para mí. Por supuesto, el fútbol es un deporte de equipo, pero los reconocimientos individuales muestran que el trabajo que uno realiza todos los días vale la pena.

Para mí lo importante es cuántos títulos ganamos. Eso es lo que busco porque, sin un título, todos esos goles no valdrían de mucho. Si mis tantos nos ayudan a ganar títulos, entonces el ideal ha sucedido. En este sentido también debo decir que no sólo los goles son importantes, sino también las asistencias. Eso promueve el espíritu de equipo.

Siempre trabajo para mejorar mi juego. He contribuido con algunas asistencias en el pasado, pero la gente no está tan interesada en esas estadísticas: siempre se han centrado en los goles. Las acciones que conducen a los goles, incluyendo el juego sin balón, son igual de importantes para el éxito del equipo. A menudo echo de menos eso en la percepción pública.

Robert Lewandowski Antes y Después

Un equipo sin delantero puede tener problemas para funcionar y, al mismo tiempo, el delantero se beneficia del equipo. Es una especie de dependencia mutua, todo tiene que funcionar. Estoy contento con mis registros, por supuesto, pero en última instancia sólo estamos hablando de números que no son muy importantes sin trofeos».

LEWANDOWSKI CUANDO ERA JOVEN

«Yo era muy pequeño y muy delgado. Hasta los 17 o 18 años, a menudo tenía que oír que era demasiado delgado. Por ejemplo, el entrenador de la selección sub-15 me dijo: ‘Lo siento, pero eres demasiado delgado para jugar en el equipo nacional’.

Eso dolió mucho. Tenía sólo 17 años y poco tiempo antes había perdido a mi padre. Todavía recuerdo haberme lesionado y estar esperando la decisión sobre qué harían conmigo en la siguiente temporada. Y de pronto, una o dos semanas antes de que expirara mi contrato, el secretario del Legia me informó que el club no me iba a renovar.

Es cierto que no había muchas cosas que pudieran haberme hecho sentir optimista en ese momento. No fue fácil para mí, especialmente teniendo en cuenta la mentalidad. Cuando alguien te dice algo así duele, ni siquiera quería oírlo. Por supuesto, yo tenía una opinión diferente a la de los entrenadores.



Lo que fue decisivo para mí fue lo que sentí en mi corazón, individualmente. Realmente quería llegar y mostrarles a todos lo que puedo hacer. No importa lo que digan los demás si tienes una voluntad fuerte. Así que miré hacia adelante y seguí trabajando en mí mismo.

Cuando tenía 18 años, empecé a trabajar más en el gimnasio y a desarrollar mis músculos. Eso ayudó mucho. Sólo quería estar afuera y hacer lo que me gustaba. Venía del corazón. El fútbol siempre ha sido mi mayor pasión. Y esa pasión me ha impulsado.

Siempre hay margen para la mejora. Mientras juegues al fútbol, tienes que tener hambre. Llegar a la cima es difícil, pero mantenerse es aún más complicado. Ahora tenemos que dar un porcentaje aún mayor. Al final de tu carrera hay tiempo de mirar hacia atrás y disfrutar de los títulos que has ganado».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!