El control con el pecho de Zlatan Ibrahimovic, en un calentamiento, le ha dado la vuelta al mundo a través de las redes sociales.

El astro sueco decidió regresar a Italia para ayudar al Milan en la crisis deportiva que estaba atravesando. Efectivamente, la llegada de Zlatan ha motivado a sus compañeros y le ha permitido al equipo mejorar sus resultados.

Su influencia ha sido tal que los rossoneri no conocen la derrota desde que volvió Ibrahimovic. Han disputado 4 partidos y han cosechado 3 victorias y 1 empate. Además, uno de los triunfos sirvió para clasificar a los cuartos de final de la Copa de Italia. Y la más reciente victoria, la de este fin de semana ante el Udinese, tuvo nuevamente al sueco como protagonista.

Sin embargo, esta vez no fue por un gol o un asistencia. Fue por un increíble control con el pecho que desafía las leyes de la física. Zlatan estaba haciendo toques con el balón durante el calentamiento cuando dejó a todos con la boca abierta. Con todos los ojos puestos sobre él, paró la pelota con el torso, bajó casi hasta el nivel del césped y la mantuvo ahí por varios segundos.

El control con el pecho de Zlatan Ibrahimovic, en un calentamiento, le ha dado la vuelta al mundo a través de las redes sociales. El astro sueco decidió regresar a Italia para ayudar al Milan en la crisis deportiva que estaba atravesando. Efectivamente, la llegada de Zlatan ha motivado a sus compañe

Es más, hasta los jóvenes recogebolas que estaban detrás del arco alucinaron con el gesto técnico del astro sueco. El equipo italiano, orgulloso de su máxima estrella, compartió en sus redes oficiales el vídeo. No pasó mucho tiempo antes de que se hiciera viral y le diera la vuelta al mundo. La enésima maravilla del jugador más acrobático de la historia.

Control y récord de Ibrahimovic

Como si fuera poco, Zlatan también fue noticia en el encuentro porque llegó a 150 victorias con la camiseta del Milan. Y se convirtió en el jugador que más rápido alcanzó esa cifra, superando al argentino Esteban Cambiasso, quien lo conquistó con el Inter.

Al sueco le bastaron 222 partidos, mientras que el argentino lo hizo en 230 compromisos. Claro, para que Zlatan llegue a esa cifra hay que contar los triunfos que logró en su primera etapa con los nerazurri, entre el 2010 y el 2012.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!