Jack Grealish, volante de los villanos, juega con unas botas Nike totalmente rotas, destrozadas y con una parte de la suela despegada.

La cuarta jornada futbolera en fin de semana de mayo ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido actividad.

Dicho de otra manera, representada por los hechos más llamativos que han derivado de la acción en las distintas competiciones locales como la Copa de la Superliga Argentina e internacionales como el Mundial Sub-20 de Polonia, por mencionar algunas.

Uno de los sucesos que se presentó en las últimas horas y que ha dado mucho de qué hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por Jack Grealish durante la histórica victoria del Aston Villa Football Club (2-1) ante el Derby County Football Club, en la gran final de la English Football League Championship.

Video Thumbnail

Jack Grealish fue uno de los jugadores que ha vivido el sueño de devolver al Aston Villa a la Premier League. Y lo ha hecho con unos guayos cuyo estado no ha pasado indiferente a a nadie.

Acostumbrado como está el mundo del fútbol a que el calzado de los futbolistas luzca impoluto en cada partido, el jugador de Birmingham decidió lucir unos Nike totalmente rotos, destrozados. ¿La razón? Que le dan suerte, o al menos así lo cree él.

«Cuando volví de la lesión estaban a estrenar y con ellos conseguí marcar dos goles y repartir un par de asistencias. Pensé que estos eran mis guayos de la suerte, así que tuve que guardarlos», explicó el futbolista al final del encuentro que significó el ascenso de su equipo.

20Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!