Mattias Özgun, volante del Östers de Suecia, tuvo que retirarse a los pocos minutos de haber ingresado por un dedo en el ojo.

La tercera jornada futbolera en días laborales de abril ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido actividad.

Dicho de otra manera, representada por los hechos más llamativos que han derivado de la acción en las distintas competiciones locales como la Copa de la Superliga Argentina e internacionales como la Copa Conmebol Sudamericana, por mencionar algunas.

Uno de los sucesos que se presentó en las últimas horas y que ha dado mucho de qué hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por Mattias Özgun durante el deslucido empate del Östers Idrotts Förening (1-1) ante el Degerfors Idrotts Förening, en partido valido por la jornada 3 de la Liga Superettan de Suecia.

Video Thumbnail

La lesión más absurda de la semana, y probablemente de toda la historia, se vivió este martes en Suecia. Mattias Özgun, centrocampista del Östers Idrotts, se lesionó en el momento del cambio mientras se saludaba con el compañero al que reemplazaba.

La insólita lesión ocurrió en el encuentro ante el Degerfors Idrotts. Axel Lindhal, su compañero de equipo, le metió el dedo en el ojo sin querer, en el protocolario saludo habitual de los cambios, y el volante requirió las asistencias médicas cuando apenas llevaba cinco segundos en el campo.

90Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!