Marko Marin, centrocampista del Olympiacos FC de Grecia, recibió la tarjeta después de tirarse al suelo en medio de las discusiones con el juez.

La cuarta jornada futbolera en fin de semana de abril ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido actividad. Dicho de otra manera, representada por los hechos que han derivado de la acción en competiciones locales como la Copa del Rey de España y la FA Cup de Inglaterra, por mencionar algunas.

Uno de los sucesos que se presentó durante las últimas horas y que ha dado mucho de qué hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por Marko Marin durante la dolorosa derrota del Olympiacos de El Pireo Football Club (1-0) ante el Gymnastikos Syllogos Apollon Smyrnis, en partido valido por la jornada 28 de la Super Liga de Grecia. El volante visitante sorprendió a propios y extraños tras ser amonestado por fingir una agresión del árbitro en el segundo tiempo.

Los jugadores de Olympiacos, en medio de la impotencia de sumar una nueva derrota fuera de casa, reclamaron lo que parecía un claro penalti del Apollon en el tiempo de descuento e increparon de manera ostensible al árbitro principal. El colegiado separó con el brazo a Marko Marin y el bosnio, nacionalizado alemán, fingió ser agredido llevándose una tarjeta amarilla después de los reclamos. Además de su equipo perdió, el ex-Sevilla terminó amonestado y no podrá jugar el próximo partido por acumulación de amarillas.

11Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!