El guardameta esloveno puso en riesgo el merecido triunfo ante el Athletic Club con este par de amagues en una zona bastante peligrosa.

La tercera jornada futbolera en fin de semana de febrero ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido actividad. Dicho de otra manera, representada por los hechos que han derivado de la acción en competiciones locales como la Bundesliga de Alemania y la Superliga de Argentina, por mencionar algunas.

Uno de los sucesos que se presentó durante las últimas horas y que ha dado mucho de qué hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por Jan Oblak durante la valiosa victoria del Club Atlético de Madrid (2-0) ante el Athletic Club de Bilbao, en partido valido por la jornada 24 de la Liga Santander de España. El portero local dejó sin aliento a todos los hinchas colchoneros tras realizar un arriesgado doble regate al borde de su área en el segundo tiempo.

Lo de Jan Oblak fue hasta cierto punto irresponsable porque, tras recibir de un compañero y verse apretado por hasta dos rivales, no se le ocurrió otra que salir del atolladero con un doble regate. El arquero sacó aquella pelota como pudo y, como el fútbol escribe derecho con renglones torcidos, en la continuación de la jugada cayó Diego Costa, robó Saúl Ñíguez, asistió Antoine Griezmann y abrió la lata Kevin Gameiro. El propio Diego Costa sentenció el triunfo tras una asistencia de Kevin Gameiro.

https://www.youtube.com/watch?v=-i68eCsxDJo

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!