Scott Brown, futbolista del Celtic de Escocia, «celebró» con mucha rabia el haber salido ileso de la cacería que le montaron sus rivales.

La cuarta jornada y última jornada futbolera en fin de semana de febrero ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido actividad. Dicho de otra manera, representada por los hechos que han derivado de la acción en competiciones locales como la Bundesliga y la Ligue 1, por mencionar algunas.

Uno de los sucesos que se presentó durante las últimas horas y que ha dado mucho de qué hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por Scott Brown durante la valiosa victoria del Celtic Football Club (0-2) ante el Aberdeen Football Club, en partido valido por la jornada 28 de la Scottish Premiership de Escocia. El volante visitante sorprendió a propios y extraños con su divertida reacción tras recibir un par de entradas criminales por parte de los defensas locales.

El eterno capitán del Celtic recibió dos patadas brutales por parte de dos jugadores del Aberdeen en el minuto 84 del encuentro y reaccionó celebrándolo como si hubiera marcado un gol tras salir victorioso y sin ningún rasguño. La peculiar reacción de Scott Brown, quien «festejó» con mucha rabia el haber salido ileso de la cacería que le montaron sus rivales, sorprendió a todos los presentes en el Pittodrie Stadium, incluido el árbitro, que no mostró ni siquiera una tarjeta amarilla.

27Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!