Heiko Herrlich, director técnico del equipo alemán, fingió una agresión por parte de un jugador del Mönchengladbach al lado del banquillo.

La tercera jornada futbolera en días laborales de diciembre ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido acción. Dicho de otra manera, representada por los hechos que han derivado de la actividad en competiciones locales como la Copa de Alemania y la Ligue 1 de Francia, por mencionar algunas.

Uno de los sucesos que se presentó durante las últimas horas y que ha dado mucho de qué hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por Heiko Herrlich durante la ajustada victoria del Bayer 04 Leverkusen Fußball GmbH (0-1) ante el Borussia VfL 1900 e.V. Mönchengladbach, en partido valido por los octavos de final de la Copa de Alemania. El entrenador visitante sorprendió a propios y extraños tras inventarse un divertido piscinazo en la zona técnica del campo de juego.

El estratega alemán se tiró al suelo de forma cómica tras ser ligera e involuntariamente empujado por Denis Zakaria, centrocampista del Borussia Monchengladbach, al que no le hizo mucha gracia la broma de Heiko Herrlich. Aunque el asunto no pasó a mayores, el piscinazo le podría salir bastante caro al entrenador del Bayer Leverkusen teniendo en cuenta que podría ser denunciado ante el Comité Disciplinario del Fútbol Alemán por simulación.

16Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!