El centrocampista colombiano puso en riesgo el triunfo de los bávaros desperdiciando una inmejorable ocasión en los minutos finales.

La tercera jornada futbolera en fin de semana de diciembre ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido acción. Dicho de otra manera, representada por los hechos que han derivado de la actividad en competiciones locales como la Bundesliga e internacionales como el Mundial de Clubes, por mencionar algunas.

Uno de los sucesos que se presentó durante las últimas horas y que ha dado mucho de qué hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por James David Rodríguez Rubio durante la ajustada victoria del Fútbol Club Bayern Múnich (0-1) ante el Verein für Bewegungsspiele Stuttgart 1893, en partido valido por la jornada 17 de la Bundesliga de Alemania. El volante visitante le dio una segunda vida a los locales tras fallar de la más increíble una oportunidad de gol solo ante el portero.

Ulreich salvó la victoria del Bayern en el último suspiro, deteniendo el penalti de Akolo en el tiempo añadido. El ya campeón de invierno sigue con paso firme y, desde que volvió Jupp Heynckes, sumó su duodécima victoria en 15 partidos disputados. Además, desde la vuelta del veterano técnico alemán, el cuadro bávaro ha conocido la derrota en una sola ocasión. Sumó su tercera victoria consecutiva ganando por 1-0, hecho que no ocurría desde 1983. El colombiano James Rodríguez jugó los 90 minutos con el Bayern Múnich.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!