La triste historia de dos jugadores condenados a 50 años de Cárcel

La carrera deportiva de Luis Gorocito y Alejandro Molina se vio estropeada por culpa de una trifulca que acabó con la vida de un joven.

Hay muchas cosas que no sabemos de nuestros ídolos; el pasado, su lucha infantil, sus sacrificios, sus ilusiones, su familia y un sin número de cosas que jamas imaginamos y que con su fútbol pasan a un segundo plano. Llamativo resulta saber que idolatramos a los futbolistas por su manera de jugar y no por su condición humana.

No es nada nuevo decir que detrás de cada jugador hay una gran historia de lucha y sacrificio que los propulsaron en su camino a la gloria y el reconocimiento mundial. Sin embargo, no todas las historias tienen un final feliz o que sirvan como ejemplo para los más jóvenes. También hay un sinnúmero de casos en los que el protagonista perdió su rumbo y terminó tomando el camino equivocado. Ese es el caso de Luis Antonio Gorocito Resende y Jorge Alejandro Molina Dueñas, quienes han sido condenados a 50 años de cárcel por homicidio.

El par de ex-futbolistas viven actualmente una situación más que delicada tras ser los tristes protagonistas de una trifulca que acabó con la vida de un muchacho de 21 años. Los por entonces jugadores del Club Necaxa de México propinaron una paliza al chaval a la salida de un bar en Aguascalientes. Los dos fueron detenidos inmediatamente y desde el pasado mes de agosto del 2015 permanecen en prisión a la espera de conocer al veredicto. La Fiscalía del estado llegó a solicitar 50 años de cárcel por homicidio doloso.

Jugadores de Fútbol en Cárcel

Lo que se sabe de aquella fatídica noche es lo siguiente: uno de los jugadores habría agredido verbalmente a una mujer que acompañaba a la víctima, que posteriormente fue golpeado en la cabeza hasta dejarlo en coma. Los abogados de Gorocito y Molina quieren que se vuelva a investigar lo sucedido para intentar reducir en años la condena. Nada más saltar la noticia de la agresión, el Necaxa despidió a estos dos futbolistas que acabaron a base de golpes con su trayectoria deportiva.

Actualmente, Luis Gorosito tiene 24 años y su carrera como delantero apuntaba maneras. Uruguayo de nacionalidad, comenzó en el Racing de Montevideo y en 2014 dio el salto al Necaxa para jugar en la primera división mexicana. Por su parte, Alejandro Molina es un veterano defensa del fútbol azteca que llegó a jugar en clubes como el Monterrey o Tijuana antes de llegar al Necaxa. Parece que la cárcel será el último equipo en el que jugarán este par.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!